El Ciclón y la Furia

¡Hasta la Victoria Siempre!

lunes, febrero 20, 2006

Carta al padre by Franz Kafla

Querido papá: espero que al recibo de esta carta te encuentres bien, quedando nosotros del mismo modo. Te escribo para contarte que ayer, después de una mala noche (con El Horla meloneándome “hacé esto y esto y esto”) fui a almorzar a lo de Cucurto y, después de la comida, nos quedamos dormidos en la mesa –arrullados por el ventilador de techo- uno frente al otro, como dos ajedrecistas sin tablero. Suni, su mujer, la Mujer del Paraguay, nos despertó al grito de: “¡Che, losers, despiértense que se van a perder el partido!”. Y salimos raudamente para una estación de servicio donde, hasta ahora, y con Cucu a mi lado, nunca vimos perder a San Lorenzo.

Querido papá: mientras apurábamos un café que nos despertara, yo le contaba a Santiago que estaba preocupado porque vos –a pesar de mi insistencia en contra- habías decidido ir a la cancha. “Está la calefacción del verano al dente, él tiene 77 años y encima va a estar rodeado de bosteros”, le decía a Cucurto. “No le va a pasar nada”, me decía él, mientras empinaba, como una mamadera, un tónica.

Querido papá: yo creo que ganamos por un motivo claramente metafísico. Cualquiera hubiese estado dirigiendo al Ciclón hubiera obtenido el mismo resultado. El mundo está dividido entre padres e hijos y no se puede escapar. Siete, de los once jugadores eran de las inferiores del club. Ruggeri, que se jacta de poner juveniles, sólo quiere promoverlos porque desea cobrar por contrato un porcentaje en las ventas. ¿Alguien puede confiar en un técnico con una aspiración tan espúrea? Yo no.

Creo que un posible técnico de San Lorenzo está jugando –muy poco- en San Lorenzo. Se llama Paolo Montero quien, prefigurando esto, dejó la cancha y –de manera simbólica- se fue derecho a sentar en el banco. Cuando promediaba el segundo tiempo, le dijo a Ferreyra: “Ahora es el momento”. Y el Ciclón aceleró y el Pollo la mandó adentro haciendo saque y bolea.

Querido papá: cuando la imagen del televisor mostraba a la hinchada azulgrana bajo los arpones del sol demoledor del domingo, pero todos festejando a morir, se me llenaron los ojos de lágrimas pensando que vos estabas entre esa maravillosa música. Yo, que prefería morir antes que envejecer, pensé que prefería envejecer de esa manera, para llegar alguna vez a estar en el cielo azulgrana y con diamantes.

miércoles, febrero 15, 2006

¡Ultimo momento!

Me da verguenza decirlo pero...lo tengo que confesar...yo...desde hace mucho...¡escribo poesía! Y por este extraño metier, me llegó una carta de la cancillería de Bolivia firmada de puño y letra por el gran Evo Morales. Y ahí me pide, expresamente, que espera que el domingo no arrasemos -como es costumbre- a Boca Juniors ya que, me remarca, ese equipo "cuenta con muchos hinchas que son compatriotas míos". La verdad, casi, casi, que tengo ganas que, aunque sea, Boca nos empate. Evo -lo confieso- es uno de los presidentes latinoamericanos con gran poder de representación. Esa jura que hizo con la mano izquierda levantada me conmovió hasta las lágrimas. Y ESTOY HABLANDO EN SERIO.

martes, febrero 14, 2006

¡Atento Gigio!

Quiero dejar en claro que el próximo Domingo, CONTRA LOS ONCE QUE DIRIGE EL HOMBRE CON PELO DE CHINCHILLA es posible que ganemos por razones metafísicas y biológicas. Es decir, porque SOMOS SUS PADRES NATURALES Y CONTRA ESO NO HAY MANERA. ASI QUE, RUGGERI, NI SE TE OCURRA COLGARTE ESA MEDALLA. He dicho.

viernes, febrero 10, 2006

De la crónica diaria

¿Notaron que la mina francesa a la que le hicieron un transplante de cara habla igual que el presidente del Casla?

miércoles, febrero 08, 2006

Quedan advertidos

Yo trabajaba en El Gráfico, con mi amigo Marciano Amington, y fui a hacerle una nota a un delantero del Ciclón que la estaba rompiendo. Era la época del Ingeniero. Ya había muerto Mirko. Hicimos la nota en un estudio de fotografía –lo hicimos posar sin la remera, bajo una luz poderosa, en la calle, etc- y el tipo lo hizo a regañadientes: no le gustaban las fotos, no le gustaba mucho hablar. Le gustaban y le gustan, los autos. En un momento sobrevolamos el tema de Mirko. El tipo me dijo que se había jurado no hablar sobre eso. Yo le dije que el horror, a determinado nivel de ebullición produce risa; si no, te volvés loco. Le dije que tenía una computadora en la redacción que siempre se colgaba, que por eso le pusimos Mirko. El tipo no se río. Me dijo: apagá el grabador. Después dijo: Ruggeri lo cagó, no lo entendió. Cuando Mirko lo fue a buscar para charlar le dijo cualquier cosa. Todos nosotros odiábamos a Ruggeri. Y por eso se tuvo que ir. Es un tipo de mierda.

viernes, febrero 03, 2006

Legado, por Carlos Battilana

Sábado. Un día raro para el fútbol de entonces, pero ese 82 terminó enseñando que era un gran día. Llegamos con mi Viejo temprano al estadio de Ferro, donde hacíamos de local. Hervía. San Lorenzo le tiraba al partido toda su tradición, toda su historia. Era muy grande el acontecimiento para los demás rivales: San Lorenzo, que ese año arrasó con todas las estadísticas, sin el apoyo mediático que luego sí tuvo Racing, pero ni que por asomo alcanzó la dimensión épica del Ciclón en cuanto a número de espectadores, al ingenio de sus canciones y al carácter pasional de la hinchada, jugaba su primer partido en la B. Ese mismo año comprendí el mito del ave Fénix y todo el tema de las cenizas. Las voces de Pontoni, Farro, Martino, Telch, Scotta, Fischer, Cocco retornaban esa tarde para proteger el cielo de Boedo. Pocas veces vi a lo largo del tiempo que a San Lorenzo le regalaran goles, y mucho menos penales. Dicen los comentaristas profesionales que los hinchas tenemos una visión distorsionada de los hechos, relativizando nuestros juicios y nuestra inteligencia. Ellos también. Justamente porque son profesionales, porque la noción de justicia que tienen se acerca mucho más a sus escondidos prejuicios, que a veces ni siquiera sospechan que los tienen (estoy haciendo referencia al respetado y querido Víctor Hugo Morales) o porque esconden intereses muy evidentes en relación con el relato, finalmente homogéneo, que los medios periodísticos “bajan” (estoy haciendo referencia a Fernando Niembro y Mariano Clos, entre otros). Bien, desmintiendo entonces a los periodistas profesionales, “neutros” y “objetivos”, esa tarde el referí nos regaló un penal inexistente sobre la hora, que creo pateó Morel Bogado, padre del Morel Rodríguez traidor. Ningún árbitro nos volvió a ayudar ese año, salvo un jugador: Sergio Bismark Villar. Resulta que el Sapo despuntaba sus últimos atributos en All Boys, al cual el Ciclón ganaba 1-0. Promediaba el segundo tiempo. El técnico rival decide sacarlo, para agregar un delantero. ¿Qué hace el Sapo? Atraviesa en diagonal la cancha a paso cansino, sabiendo que esos segundos eran oro puro para el Ciclón. Ovación. Ese año San Lorenzo no ganó el campeonato “caminando”, como aún repite la “prensa especializada”. Costó sangre, sudor y lágrimas. De episodios como el narrado se nutre el cofre de joyas que la gente de San Lorenzo acumula en su haber: un jugador como el Sapo no tiene equivalencias. Sin embargo, hace poco, un jugador rival nos devolvió una dosis homeopática de afecto que recuerda aquella extraña herencia legada por Villar: me refiero al Colorado Lusshenhoff. El Ciclón perdía por paliza con Colón 4-0 en su estadio, y Lusshenhoff, más por consideración que por error, apunta al propio arco, y pone el uno-cuatro del honor. El Colorado, que no es ostentoso, agradece con hechos su paso por San Lorenzo.

miércoles, febrero 01, 2006

Alfaro vete ya!

Tengo un amigo que hace remeras. Yo le sugerí varias frases para que ponga en ellas: BIANCHI VETE YA! me parecía genial. Todo un estadio repleto de gallegos gritándole eso a un megalómano que, dice, pone su plata en el banco Galicia, me pareció justo. Otra remera con la que podríamos ir todos a la cancha el próximo partido del Casla es, sin duda, ALFARO VETE YA!. Dice Dylan ¿Cuántas guerras son necesarias para que ya sepamos que son demasiadas? Agreguemos: ¿cuántos partidos más hay que perder para que Graciela se las tome? esto es cronica de una muerte anunciada: nos vamos a quedar sin técnico con el campeonato en veremos, cosa que se podría haber evitado después de los cinco goles de River. ESTO ESTA PASANDO DE CASTAÑO OSCURO. Que se vayan todos, INCLUYENDO AL LATIGO PEIRONE.