El Ciclón y la Furia

¡Hasta la Victoria Siempre!

lunes, octubre 31, 2005

Ataque 77

El sábado pasado fue el cumpleaños de mi viejo, EL EVANGELIZADOR CASLA. Y lo festejó, como suele hacerlo, con tutti: modelos, actores, media vedettes, vedettes en desuso, bailarines de tango, amigos del barrio de la infancia y un parrillero que es un especie de DJ del carbón. Yo fui con amigos y todo terminó hacia las seis de la matina. El evangelizador estuvo al palo, inmarcable, como Mané Garrincha y –debido a su avanzada edad (77)- terminó acalambrado y sedado en su dormitorio con la corona de laureles, húmedos, sobre su frente. Al otro día, cuando yo esperaba más bien un velatorio que otra cosa, sonó el teléfono y la voz del evangelizador me gritó al oído: DESPERTATE QUE HOY LE HACEMOS AL MEDIODIA UN HOMENAJE A SCOTTA, DALE, CHE, HAY QUE SALIR PARA LA CANCHA. Y rumbeamos para el Bajo Flores. Ahora digo yo, un hombre al borde del Ataque 77, que se acuesta a las siete de la matina y se despierta a las 10 para ir a su club para organizarle un homenaje a Héctor Scotta, ¿SE MERECE QUE GRACIELA ALFARO PONGA DOBLE CINCOS Y DURANTE TODO EL PRIMER TIEMPO NADIE SEPA A QUE PORONGA JUGAMOS? Después, con el partido en el bolsillo, padre e hijo nos perdimos con la multitud
que drenaba la cancha hacia el Sur, erámos miles ¡JAMAS PENSE QUE LA MUERTE PODIA HABER ACABADO CON TANTOS!

miércoles, octubre 26, 2005

¿Cuál es tu equipo?

ESTE ES MI AMIGO STROZZA me mandó esto:

Fabi, va esto para El Ciclón y La Furia: el equipo ideal del CASLA de todos los tiempos
Abrazo
P

Mierko Blazina (1943-55);
Sergio Villar (1968-81), Oscar Basso (1944-48 y 51-54) y José Rafael Albrecht (1963-70);
Armando Farro (1945-52), Roberto "la Oveja" Telch (1962-75), Héctor "el Bambino" Veira (1963-69 y 73) y Rinaldo Martino (1941-48);
Héctor "el Gringo" Scotta (1971-76 y 81), René Pontoni (1945-48 y 54) y José "el Nene" Sanfilippo (1953-62 y 72).

También se incluyen a Rodolfo "el Lobo" Fischer (centrodelantero, 1965-72 y 77-78) y a Oscar "el Negro" Ortiz (delantero izquierdo, 1971-76).

Fuente: Clarín, citado por http://mivisiondelfutbol.blogspot.com/

viernes, octubre 21, 2005

Trayendo a casa todo de nuevo 2

Contesto desde el blog a las preguntas que me hicieron sobre este poema que le gustaba a Fernandito Olmedo: no, no tiene nada que ver con la literatura latina o griega, se trata, simplemente, de la épica del Bambi, del día en que ganamos el campeonato después de 21 años de esteril escolástica. Henry V es él (a este poema también lo saqué de la página del border de Fogwill). Juzguen ustedes:

Henry V arenga a sus soldados

Canta, oh Diosa,
aquella larga marcha
que nos dejó un tendal de muertos
en la periferia de la compasión y el coraje.
Soldados amargos y duros caían en el barro
y eran heraldos negros los días y las noches.
Canta entonces cuando nuestro señor,
montado en su corcel -con ropas de días
que no quiso cambiar, por un extraño augurio-
pronunció estas aladas palabras:
"Señores,
ha llegado la hora de demostrar cuánto valemos.
A quien no tenga ánimos para esta lucha,
se lo deje marchar: no queremos caer
en compañía de cobardes.
Que se queden los valientes,
-galgos que tiran de la correa
ansiosos por el combate-
los que serán ejemplo
para hombres de sangre más vulgar.
Todos, en nuestra patria, envidiarán
no haber estado aquí.
¿Por qué, entonces, habría de temer al enemigo?
Ni el azar, ni el cansancio podrán con nosotros
¡Hijos de los vientos!
Y una vez concluidas tan hermosas palabras,
un estallido de júbilo sacudió al bosque
y nos juramos acabar con 21 años
de estéril escolástica. Quedó escrito:
"Presos de un furor demencial
los hombres de Henry V
entraron a la Pequeña Chicago
y arrasaron con todo".

jueves, octubre 20, 2005

Trayendo a casa todo de nuevo

Hace poco me mandaron un poema mío, vía mail, con algunas preguntas. Al poema lo habían leído en la página del border de Fogwill. Este poema me retrotrajo a otras épocas. Y SE VUELVE DESGRACIADAMENTE ACTUAL. Juzguen ustedes:

Cancha Rayada

Caminamos, con mi viejo, por la playa de estacionamiento.
Es un día de calor sofocante
y en el asfalto recalentado
vemos la sombra de un pájaro negro
que vuela en círculos,
como satélite de nuestra desgracia.
Una multitud victoriosa, a nuestras espaldas,
ruge todavía en la cancha.
Acabamos de perder el campeonato.
La cabina del auto es un horno a leña;
los asientos queman y el sol que pega
en el vidrio, enceguece.
Pero no importa, como dos bonzos
dispuestos a inmolarse,
nos sentamos y enciendo el motor:
Fabián Casas y su padre
van en coche al muere.

martes, octubre 18, 2005

Se cuecen habas

Después de varios días en los que caí en una mezcla de depresión y abulia (estuve a punto hasta de leer, again, Sobre Héroes y Tumbas, de Ernesto Sótano), ya con el cerebro más tranquilo y las pulsaciones cardíacas en orden, bajo esta breve sinopsis de lo que nos pasó en el bosque de La Plata:
∑ El partido salió tres a a dos para los muñequis de Troglio porque, ante dos defensas malísimas, el duelo de arqueros fue ganado claramente por Navarro Montoya quien hizo lo que un arquero tiene que hacer: adueñarse del área y darle seguridad a sus defensores e inspirar miedo a los contrarios. Saja, en la otra punta, hizo todo lo contrario. Entregó otro capítulo más de la ya famosa promoción “Hacele un gol boludo a Saja” y la inseguridad que el transmitía fue similar –en cuanto a impacto en sus defensores- a lo que debe estar pasando ahora en Europa con la gripe aviaria. Con el miedo y la inseguridad, se sabe, puede llegar Patti o Macri –todos peores que Graciela Alfaro. Pero en realidad, nosotros debemos arriesgar. ¡Basta de esa boludez del doble cinco! ¡Juicio y castigo a los culpables!
∑ Acá tengo que hacer un mea culpa: al comienzo del otro campeonato se hablaba de que los dts para el Casla podían ser Veira o Russo. Mariano Amington, un viejo amigo mío del casla (aunque es medio extraño, no festeja los goles, un vicio de los periodistas deportivos que, cuando mueren sus seres queridos, tampoco lloran) me dijo que el técnico tenía que ser Russo. Le dije que no, que Russo era ultradefensivo y que yo estaba a muerte con el Bambi. Bueno, Amington, si estás leyendo esto: tenías razón. Russo va para adelante Y LO DEMOSTRO AL PONER DONDE PUSO AL HOMBRE CASTRO.
∑ En otros blogs leí que yo estaba tratando de bajar al Dt de nuestro equipo. RECHAZO TOTALMENTE ESA ACUSACION. YO BANCO A MUERTE A GRACIELA ALFARO SOLO SI HACE EXACTAMENTE LO QUE LE DIGO. Pero no lo hace , e insiste en salir a defendernos ¡Cómo si alguien nos atacara!
Y por último, está circulando la versión de que los jugadores más jóvenes del Casla van para atrás asesorados por Gabriel Rodríguez…Se cuecen habas…¡Rinaldi de Técnico ¡ya!

miércoles, octubre 12, 2005

El evangelizador casla


Este hombre vestido de yosapa es mi viejo. La bebé que está en sus brazos es Zoe, la hija de mi hermanito chiquitito. Mi viejo es el FAMOSO PAYASO MAMARRACHO y está disfrazado porque el domingo pasado organizó jornadas de evangelización frente a la cancha del Ciclón, en el Bajo Flores, para captar a los chicos que viven en la zona y hacerlos de San Lorenzo. Yo, si tengo un hijo varón, le VOY A PONER SEAN LORENZO.

lunes, octubre 10, 2005

El hombre con atributos

Fuimos a ver a Moreno Veloso y terminamos cara a cara con un grande de verdad: EL BAMBINO VEIRA. De esta manera, los tres chetos progres brasileños se convirtieron en el grupo soporte del Gran Carasucia. Quien, de haber nacido en Grecia en la época de los presocráticos JAMAS HUBIERA ESTADO PRESO POR TENER RELACIONES CON UN EFEBO. Bien, como les cuento, mientras comíamos pizza en la calle Corrientes, la puerta se abrió y entró el Bambino. La primera sensación fue extraña. Yo lo conocía (hay , en casa, fotos de mi viejo con él, lo entrevisté una vez para El Trágico) pero igual me quedé pasmado por una sensación que ganaba espacio en mi cabeza: EL BAMBINO YA NO ES REAL, PARECE UNA IMITACION DEL MISMO, COMO CUANDO ONETTI ESCRIBIA EN UNA SATURACION DE SU ESTILO Y PARECIA SU PROPIA PARODIA. Nico Miguelez, uno de los comensales caslas de esa noche, SE QUEDO PETRIFICADO CUANdO VEIRA SE ACERCO A LA MESA Y NOS SALUDO. Fue como si a Calamaro, de golpe, le entrara Dylan.
Dicen los mozos que Veira come siempre unas porciones de parado y después se pierde, solitario, caminando hacia Puerto Madero...

viernes, octubre 07, 2005

Grandes ídolos sanlorencistas, by Pol Strozza

Hoy quería recordar a un grande que vistió la gloriosa casaca azulgrana: Daniel “El Turco” Ahmed. San Lorenzo perdía, allá por los 80, con Banfield 2 a 1 como visitante, cuando la pelota cayó en la tribuna local. Por esas cosas del fulbo no había más balones, y la hinchada local no devolvía el esférico. Entonces, el árbitro Biscay (hoy columnista de Clarín com, lo que habla a las claras de la sección digital de deportes del matutino) decidió adicionar los minutos que la pelota había estado en la tribuna: exactamente ocho. San Lorenzo empezó a atacar “a la carga Barracas”, y José Luis Félix Chilavert pateó su primer tiro libre en el balompié argento: no pasó nada. Pero en el minuto 97 hubo un centro, y apareció la cabeza salvadora de Ahmed para empatar el partido, en el encuentro que se consagró como héroe azulgrana. Tuve que salir de la cancha rápido, esconderme en lo de mi tío (enfrente del estadio de Banfield, la desaparecida pizzería Sunny) y escuchar todos los reproches de mi famiia, simpatizantes albiverdes. Ah, una cosa más: Victor Hugo Morales dijo que Biscay había estado bien: tuvo que irse de la cancha con custodia policial. Cosas y casos que nos da el Ciclón, amigos...

Próximas entregas: Simaldone, Heber Bueno y Rubens Navarro, Prémici, Gustavo Gonzalez, y siguen las firmas.

jueves, octubre 06, 2005

Stephen King presenta: ¡El San Lorenzo de Alfaro!

Noche fría, casi sin luna. Sólo el borde de la panza ligeramente iluminada por el sol. Y la sensación que se debe tener cuando el médico sale de la operación y te dice: lo abrimos y ya no se puede hacer nada. No se puede hacer nada con Juan Fernández, pinta de actor porno, más para el Golden que para cubrir el lateral derecho del CASLA. No se puede hacer nada con este Pitu Barrientos, quien parece sufrir una sequía futbolística sin precedentes, no se puede hacer nada con las innumerables lesiones que sufren los jugadores de San Lorenzo: Pereyra, Montero, etc, no se puede hacer nada con un equipo que toma la inciativa pero no lastima –salvo que la casualidad le permita meter casi un gol en contra-, no se puede hacer nada con un técnico demasiado especulativo que no se juega a sacar, por ejemplo, a Fernández para poner a Montillo. Y no pude hacer nada con mi viejo, quien repetía su loop "por qué, por qué",
ya sentados a la bartola en una parrilla rantifusa, junto a nuestro invitado de honor para conocer el New Gasómetro, Luis Chaves, tomando trolis de vino para olvidar una noche fría, chirle. Y después en la cama, mientras me dormía, adobado por el alcohol y la calefacción, la imagen de Carrario levantando sus brazos para festejar sus putos goles, cada uno de ellos un escalón, una palada más profunda, para entrar en el insomnio.

lunes, octubre 03, 2005

Sin prensa no existís by Juan Terranova

Hace cosa de tres años yo había publicado un libro y el editor me había separado cien ejemplares. El tipo tenía la oficina en Corrientes y El Bajo. Mi idea, entonces, era ir en subte y volverme en taxi con las cajas. Le conté a mi amigo Pipín y me dijo que me daba una mano, así que fuimos hasta lo del editor, bajamos las cajas a la calle y paramos un taxi. El taxista era un pibe de unos treinta años y el taxi estaba repleto de iconografía sanlorencista. En menos de dos cuadras, Pipín y el taxista, que era pelirrojo, se pusieron a discutir sobre la selección.
— Netto te rendía un 55 por ciento todos los partidos— decía Pipín—, pero jamás lo llamaron.
— Porque no tenía prensa— decía el taxista.
La cosa derivó a la prensa.
— Con prensa, sos Maradona—decía el taxista—, mirálo a Gallardo si no, es un muerto pero sale todo los lunes en el diario.
— Pero sin prensa— agregaba Pipín— no existís.
No me quejé cuando el taxi dobló un par de veces, cruzamos en Puerto Madero y aparecimos en el monumento de Lola Mora.
— Ahora, te lo muestro— decía el taxista— Ahora lo vas a ver.
Y Pipín decía que sí.
El taxi bajó la velocidad, se acercó a la vereda y los tres vimos a un tipo con cara de colectivero administrando un puestito de garrapiñada. El taxi retomó su camino y seguimos en silencio.
— ¿Y?— dijo el taxista.
— No te puedo creer...— dijo Pipín.
— ¿Quién era?— pregunté yo.
— El perro Arbarelo— me dijeron a coro.
Pipín me contó que había sido una pieza clave en el San Lorenzo Campeón del 95.
— No era un dotado—dijo el taxista— pero tenía piernas.
— El Pampa corría más— dijo Pipín.
— Sí, pero ese era un jugadorazo.
— ¿Y por qué terminó ahí?—pregunté.
— Porque no tenía prensa— dijo el taxista.
Pipín asintió.
— Peor Latorre, con toda la prensa del mundo y terminó jugando en Guatemala.
— Ese era un amargo— dijo Pipín.
El texista estaba de acuerdo. Llegamos y pagamos la mitad del reloj. Descargamos los libros y el taxista le dijo a Pipín:
— Son las vueltas del fútbol, ¿qué le vas a hacer?
Y Pipín lo saludó con un abrazo.

La técnica Bobby Perú

La fecha deja saldos para tener en cuenta: UNO: aunque la idea de Alfaro era plantar en la cancha un equipo ofensivo -o eso decía-, el doble cinco -Mateo y Ortiz- (que termina siendo una doble nelson en los huevos, para nosotros) sigue mostrando a un equipo miedoso, capitalista. Tratando de ganar algo sin perder nada. Y lo que queda en la cancha es un equipo que sigue el diagrama del histérico. Sin peso ofensivo. Es decir, Graciela Alfaro plantea un equipo atento, cerrado, que trata de hacer correr el balón, que ronronea el área rival casi todo el partido, pero que no tiene peso ofensivo. Como Bobby Perú en la película de David Lynch, promete, promete y a la hora de los bifes se toma el palo. DOS; la culpa de este poco peso ofensivo en este último partido estuvo en los pies de Herrera. Quien ya da muestras de convertirse en ese jugador prototípico que, una vez que lo vendan, nos va a meter tres goles en nuestra cancha, jugando, tal vez, para Huracán. Como Frutos, Carreño, etc. Que God nos ayude.

La innegable superioridad argenta

Slavoj Zizek (se escribirá asi?) en el Gran Diario de hoy estuvo escribiendo boludeces sobre la catástrofe de New Orleans (o New Horla?). La cosa es que el muchacho lacaniano hace rato que dejó de pensar y ahora sólo trafica ideología ¿qué significa esto? Que ya tiene armada su estructura de pensamiento y sólo hace coincidir a los fenónemos externos con los casilleros correspondientes. La realidad externa no crea pensamiento. O sea, se convirtió en ideología. Por eso tenemos que tomar nosotros la posta. Por ejemplo, es notable la superioridad argenta sobre superpotencias como Rusia y Estados Unidos. En Rusia, un tipo llamado Putín, es consagrado como primer mandatario. En Argentina -siguiendo leyes lacanianas- sabemos lo que le hubiera costado, con semejante apellido, sortear la primaria y la secundaria. Ni soñar con la Casa Rosada. Y ni hablar de Bush, acosado por huracanes que le ponen el país patas para arriba. Mientras acá, en Argentina, la gran llanura de los chistes, Huracán está en la B desde hace rato. Para tener en cuenta.