El Ciclón y la Furia

¡Hasta la Victoria Siempre!

lunes, septiembre 18, 2006

La conexion Blumberg: Mas seguridad en el área


Ya hablamos aquí del Peugeot 505 de Ruggeri. Y eso que no contamos al cinco que tiene en el banco, el Checho Batista. Ayer, mientras el domingo viraba al rojo y después a la noche oscura, miraba por la tele un reportaje que le hacían al DDT. Ahí se jactaba (como suele hacerlo, siempre candidatéandose para la Selección) del esquema ultradefensivo que había puesto en la cancha para enfrentar a Montenegro y Cía. Dijo, textuales palabras “que si hubiésemos jugado así en el Mundial, tal vez salíamos campeones, como Italia”. No, Ruggeri. Tal vez un equipo, colgándose del travesaño, poniendo vallas, controles, carapintadas, minas antipersonales, etc, llegue a ganar un mundial o un Apertura o Clausura de manera mezquina. ¿Pero eso a quién carajo le importa? San Lorenzo no puede jugar como jugó contra Independiente, agazapado, con el orto en la mano. Saja parecía el presidente Bush rodeado de un sistema de seguridad impresionante. Y aún así una pelota dio en el travesaño y casi llega el empate. Seamos claros: Se ganó, pero de la misma manera se podia empatar y perder. San Lorenzo no impuso ningún tipo de juego creativo, solo parecía un regimiento romano retrocediendo disciplinadamente. Y arriba estuvo Silvera, encendido. Y Lavezzi, endiablado. Con eso bastó. Me pregunto: ¿No se podría armar un equipo con jugadores de las inferiores, con un técnico ofensivo (y desconocido) que respete la forma de jugar histórica del Ciclón, con jugadores que no tengan problemas en gritar los goles abiertamente? Ya estoy enfermo de ver jugadores con la azulgrana que le piden disculpa a las otras hinchadas cuando meten los goles –o ponen por contrato, como Coudet que no pueden jugar contra sus equipos del alma-. Muchos socios del Casla, rastas, quieren volver a la Tierra Santa. ¿No sería mejor volver primero a nuestra auténtica ontología? Un equipo ofensivo, valiente, que juega como un grande y sale a ganar los partidos donde sea? Hay que hacer uno, dos , tres Vietam!, endurecerse sin perder la ofensiva!

martes, agosto 29, 2006

Viaje al fin de la noche

“La tarea es imposible: hay cosas que no se pueden narrar”, escribió Mario Levrero en su último libro, una especie de gran cajón de sastre, con diario, novela, reflexión sobre la novela y apuntes sueltos que van formando un todo a lo largo de las 534 páginas que contiene. Levrero es uno de los grandes escritores uruguayos y autor de un título que me pareció siempre genial: “La máquina de pensar en Gladys”. Yo había tenido noticias de este libro porque Elvio Gandolfo me había contado que Levrero había ganado la beca Guggenhein y que mediante ese impulso económico que se puede traducir en tiempo libre, Levrero (que en realidad se llamaba Jorge Varlotta) estaba tratando de poner en papel un relato que se había convertido en una obsesión. Son muchas las anécdotas que se cuentan de Levrero, quien podría haber sido tranquilamente un personaje de Philip Dick. Y Dick podría haber sido un personaje de Levrero. Pero volvamos a lo que no se puede contar y sin embargo me veo impulsado a expulsar de adentro mío, como la mucosidad, la mierda y otros excrementos.
Todo empezó con una mañana espléndida. Con mi viejo y mi hermano teníamos miedo de que nos tocara un día lluvioso y frío. Pero no. La calidad de la luz y la limpidez del aire eran notables. Sin embargo, como en esos films de David Linch (pienso en Blue Velvet) bajo el clima ideal se estaba gestando la metástasis de una pesadilla letal.
Llegamos a la cancha bien temprano y nos sentamos en los primeros asientos de la platea norte baja. Al lado nuestro, unos protobarras se encargaban de atar banderas al alambre de púa mientras se desarrollaba tranquilamente el partido de tercera. Que San Lorenzo terminó ganando 4 a 0. Hasta ahí nada se había salido de lo normal. Entonces en la bandeja de arriba –la platea norte alta- se inició un tumulto que rápidamente captó la atención de los protobarras que estaban sentados al lado nuestro (eran unos cinco o seis vestidos con ropas del club, inmensos y con celular en la cartuchera) quienes rápidamente le empezaron a gritar a un chico que estaba sentado en la platea con un buzo de Boca que “si no te lo sacás te vamos a matar”. Como estaban al lado mío y me miraban pidiendo complicidad, les dije que a mí no me importaba que estuviera con la camiseta de Boca. Que el tipo, para ponérsela en medio de la platea del Ciclón demostraba cierta valentía y que, de última, si ganábamos se iba a tener que aguantar que le gritáramos los goles en la cara. Pero los protobarras no quisieron saber nada y subieron a hostigar al tipo hasta que la policía le hizo un cordón sanitario, lo obligó a sacarse el buzo y, por seguridad, lo cambió de lugar, a un sector de la platea donde no lo reconocieran. De esa manera ingresó en la clandestinidad. Cuando los protobarras bajaron y se pusieron de nuevo al lado mío y de mi hermano, les dije que si estábamos seguros de que íbamos a ganar, no nos tenía que importar que alguien se pusiera la camiseta contraria en nuestro sector. “¿Quién tiene dudas de que vamos a ganar?”, me dijo mirándome por encima de sus ray bans uno de los muchachos pesutis. Ahí me di cuenta de que –más allá de la goleada histórica e histérica- lo que nos impactó a muchos fue que había un pensamiento mágico que flotaba en el ambiente –muy propia del fútbol- de que a Boca le ganábamos con la camiseta. Boca podía ser el Barcelona con todas su figuras pero nada iba a poder hacer en contra de la historia y los colores azulgranas. Ramón (el mozo de un bar donde almuerzo enfrente de mi trabajo y al que todos llamamos Raymond) me decía el viernes antes del partido que tenía miedo de jugar a favor de Boca-su cuadro- una puesta porque con “San Lorenzo pasan cosas raras”.
Sin embargo, la historia y los colores azulgranas se defienden en la cancha. Siempre asocié a San lorenzo, en mi mente y en mi corazón, con un equipo que va para adelante, que juega al fútbol y que está más preocupado por el arco contrario que por el propio. Este espíritu es al que podemos sintetizar como “la camiseta”.
Ahora tenemos un Peugeot 505, por la cantidad de mediocampistas que suele poner Ruggeri en la cancha, cosa que el ex entrenador, Alfaro, también hacía. ¿Qué fue lo que cambió en el fútbol argentino que lo que antes hacía un solo cinco ahora lo tienen que hacer hasta cuatro jugadores? Yo crecí viendo jugar al Cordero Telch, al Conde Galetto y el San Lorenzo del primer Veira, donde jugaban Quinteros, Rinaldi, Husillos y Navarro tal vez sufría cinco goles pero ganábamos seis a cinco. O perdíamos yendo al ataque, con una dignidad notable. Levantarte para ir a la cancha sabiendo que tu equipo no tiene un mísero 10 y que vas a armar el partido de atrás para adelante es una sensación de impotencia horrible. Puede ser que a algunos equipos les resulte (y hasta haya quienes salgan campeones con un fútbol mezquino) pero San Lorenzo no puede jugar así porque entonces la historia no lo absolverá. No se puede seguir contratando técnicos que en los contratos ponen claúsulas donde sacan porcentajes de los jugadores de inferiores que promueven. Es la obligación de un técnico sacar jugadores del club. Propiciar el recambio y no quedar atado a los refuerzos que ellos traen tal vez para conseguir alguna cometa. La cábala, ese resabio berreta del pensamiento mítico, le sirve a aquellos que saben que no ponen todo lo que tienen que poner y no salen a la cancha a jugar con hidalguía. Me acuerdo cuando me tocó seguir –por mi laburo- al equipo de El Ingeniero en la cancha: el Pipi, Ervitti, Colocini, Romeo. Qué carajo me importaban las cábalas. Uno iba a la cancha con la certeza de que –más allá de una mala tarde- se sabía a qué se jugaba y no se traicionaba la ética del club: ser ofensivos, jugar a ganar, jugar bien.
¿De qué sirvieron las miles de cábalas que se deben haber hecho este domingo para impedir el metegol que armó boca sin piedad en 90 minutos y centavos? Fue un parricidio similar al de los Schoclender.
Cuando terminó el partido los pasillos de el Nuevo Gasómetro se convirtieron en un cabildo abierto, los viejos discutían y se apoyaban contra la pared, para no caerse de espaldas, Cacho Papaso (un hincha mítico del club) rapeaba desde arriba de una escalera como lo hace Robert De Niro en el final de Cabo de Miedo, cuando se está ahogando y habla en muchas lenguas. Yo y mi hermano nos perdimos con mi viejo hasta que lo encontramos hablando en el playón con el Bambino Veira. Todos salíamos caminando como si fuéramos los muertos vivos de la película de George Romero. Mi papá me dijo (yo y mi hermano lo sosteníamos de cada brazo) “Empecé a ir a la cancha a los 8 años, tengo setenta y ocho, hace setenta años que voy a ver partidos y nunca me pasó algo así”. La canción lo dice claro: es un sentimiento. Creo que ni Hegel podría racionalizar un sentimiento. Tengo un montón de amigos que no pueden creer que me tome tan en serio lo que siento por mi club. Supongo que tiene que ver con mi barrio, con la gente que crecí, con la experiencia del mundo en esos primeros momentos cuando todo parece nuevo y prometedor. No me puedo olvidar una tarde de domingo cuando con mi papá entramos a la cancha del Viejo Gasómetro. Acostumbrado a ver el fútbol por la tele, me impresionó el color verde del césped de la cancha contra el cielo celeste, los colores de la camiseta, todo.
Por todas esas cosas levanté los varios vasos de whisky –el psicólogo rubio- que tomé una y otra vez en la lenta madrugada que va del domingo al lunes. No podía dormir. Repasaba cada uno de los momentos del partido, pensaba, si no hubiera pasado esto, si esa pelota hubiera entrado, si Saja la hubiese atajado sin dar rebote. Todo inútil. Tenía en mi cabeza La Máquina de Pensar en Balde.

lunes, agosto 14, 2006

Exclusivo: por qué Boca todavía no tiene técnico

El Ciclón y la Furia pudo saber (mediante un soborno a un miembro de la comisión directiva del facho de Macri) que Boca no tiene aún técnico porque nadie quiere asumir hasta después de jugar con San Lorenzo. Se sabe, razones ontológicas hacen preveer que el equipo del Cabezón a pesar de que lo dirija él, igual le gane a Boca, como pasa ever. Por otra parte, consultados los que hacemos El Ciclón y la Furia sobre nuestra opinión acerca de la polémica entre los cabezones (el que dirige al Ajax de Holanda y el que perpetúa esa garcha que se llama Videomatch o no sé cómo) queremos dejar en claro que en Boedo podemos prescindir de los dos muñequis ya!

viernes, marzo 24, 2006

THE FINAL CAST

The Old Man : Juan Carlos Casas
El Dragón: Juan Carlos Casas Jr.
Conver: Horacio Convertini
Cuervo Talibán: El turco
Obelix: Martín Llambí
Tetrabrik: Luis Chaves
Rinosaurio: Viggo Mortensen
Ramón Paz: Sabrina Love
Figueredo: Germán Compiano
Pablo said: Pol Strozza
Ross Hamell (el chilote) : Gustavo López
Rex: Juan Incardona
Super Loyds: Loyds
Corsa: Guido Corsini
Minibien: Ariel Minimal
Big Noriega (web master creativo de este blog): Pablo Mayer
Rodolfo (Robert Redford) : Rodolfo Edwards
Sllach: Santiago Vladimir Llach
Cucurto: Santiago Vega
Dj Campeòn: Mariano del Aguila
Terrabomber: Nico (Neo narci)
PK from Clarinete: PK
Fabian Casla: Fabián Andrés Casas
The Butteller: Orga armada de la barra del ciclón.

jueves, marzo 16, 2006

miércoles, marzo 15, 2006

SIAMO FUORI

Queridos amigos: hace unos días intenté ponerme a escribir algo y mi laptop estaba tan muerta como mi vieja. Me costó unos días de insomnio -tengo en su vientre digital varios archivos con poemas, ensayos , una novela en avance y material radioactivo-. Después, lo tomé como una señal. Tal vez mi computadora sea la mejor crítica literaria de mi vida. ¿Para qué seguir escribiendo? ¿Para qué publicar ? Debo confesar que justo esto pasa en medio de un cansancio blogueril notable. Creo que los blogs fomentan la hidropesía del Ego. Lo único que hay en los blogs es Ego. Y cada vez que en mi vida he puesto el oído para escuchar a ese muchacho la pasé muy mal. Así que me las tomo antes de que me echen al técnico. Basta, no escribiré más. Ahora un gesto.

PD: Debe haber un botón para volar este blog. Encuanto lo encuentre, lo apago.

martes, marzo 14, 2006

El Ezra Pound del bodegón

Día por medio voy a comer a un bodegón que se llama El renaciente. Queda a la vuelta de mi casa y son todos de San Lorenzo. A veces, mientras estoy comiendo, el gallego Insúa -dueño del lugar y cocinero emérito- se acerca a mi mesa para hablar sobre las vicisitudes del Casla. Hace poco le conté que, con mi viejo, nos solemos encontrar con Facundo, un delantero de, creo, el 58 o 59 del Ciclón. ¡Facundo! gritó Insúa. y acercando su cara a mi oído, me dijo: ése sacaba el disparo con la rapidez con la que una gallina picotea el maíz. Genial. Una imagen que hubiera envidiado el viejo Ezra. Y que yo le voy a afanar.

viernes, marzo 03, 2006

El Código La Vinchi



















Tengo un proyecto para escribir un best seller y dejar de trabajar: El Código La Vinchi. Es la historia de un nenito que encuentra una pareja de bailanteros (la chica se llama Nazarena y es de Vélez) en Villa Fiorito. Ellos lo crian como si fuera su hijo y lo hacen de Independiente. Con el pasar de los años el nenito los traiciona y se hace de Boca, empieza a fumar habanos y -después de morir en una timba- es suplantado por su padre, quien es caracterizado para que nadie perciba el engaño. El padre, para mostrarse juvenil, se pone un vincha muy fina y berreta -de Versace- que, como está engualichada, lo vuelve loco, y lo descontrola. ¿Cómo continúa la historia?

jueves, marzo 02, 2006

El temible John Dos Caras

¿Notaron que el infradotado de Ruggeri, cuando habla, tuerce su boca hacia la izquierda de manera exagerada? Es como si hubiera aprendido a hablar en secreto, a espaldas de sus compañeros.

lunes, febrero 20, 2006

Carta al padre by Franz Kafla

Querido papá: espero que al recibo de esta carta te encuentres bien, quedando nosotros del mismo modo. Te escribo para contarte que ayer, después de una mala noche (con El Horla meloneándome “hacé esto y esto y esto”) fui a almorzar a lo de Cucurto y, después de la comida, nos quedamos dormidos en la mesa –arrullados por el ventilador de techo- uno frente al otro, como dos ajedrecistas sin tablero. Suni, su mujer, la Mujer del Paraguay, nos despertó al grito de: “¡Che, losers, despiértense que se van a perder el partido!”. Y salimos raudamente para una estación de servicio donde, hasta ahora, y con Cucu a mi lado, nunca vimos perder a San Lorenzo.

Querido papá: mientras apurábamos un café que nos despertara, yo le contaba a Santiago que estaba preocupado porque vos –a pesar de mi insistencia en contra- habías decidido ir a la cancha. “Está la calefacción del verano al dente, él tiene 77 años y encima va a estar rodeado de bosteros”, le decía a Cucurto. “No le va a pasar nada”, me decía él, mientras empinaba, como una mamadera, un tónica.

Querido papá: yo creo que ganamos por un motivo claramente metafísico. Cualquiera hubiese estado dirigiendo al Ciclón hubiera obtenido el mismo resultado. El mundo está dividido entre padres e hijos y no se puede escapar. Siete, de los once jugadores eran de las inferiores del club. Ruggeri, que se jacta de poner juveniles, sólo quiere promoverlos porque desea cobrar por contrato un porcentaje en las ventas. ¿Alguien puede confiar en un técnico con una aspiración tan espúrea? Yo no.

Creo que un posible técnico de San Lorenzo está jugando –muy poco- en San Lorenzo. Se llama Paolo Montero quien, prefigurando esto, dejó la cancha y –de manera simbólica- se fue derecho a sentar en el banco. Cuando promediaba el segundo tiempo, le dijo a Ferreyra: “Ahora es el momento”. Y el Ciclón aceleró y el Pollo la mandó adentro haciendo saque y bolea.

Querido papá: cuando la imagen del televisor mostraba a la hinchada azulgrana bajo los arpones del sol demoledor del domingo, pero todos festejando a morir, se me llenaron los ojos de lágrimas pensando que vos estabas entre esa maravillosa música. Yo, que prefería morir antes que envejecer, pensé que prefería envejecer de esa manera, para llegar alguna vez a estar en el cielo azulgrana y con diamantes.

miércoles, febrero 15, 2006

¡Ultimo momento!

Me da verguenza decirlo pero...lo tengo que confesar...yo...desde hace mucho...¡escribo poesía! Y por este extraño metier, me llegó una carta de la cancillería de Bolivia firmada de puño y letra por el gran Evo Morales. Y ahí me pide, expresamente, que espera que el domingo no arrasemos -como es costumbre- a Boca Juniors ya que, me remarca, ese equipo "cuenta con muchos hinchas que son compatriotas míos". La verdad, casi, casi, que tengo ganas que, aunque sea, Boca nos empate. Evo -lo confieso- es uno de los presidentes latinoamericanos con gran poder de representación. Esa jura que hizo con la mano izquierda levantada me conmovió hasta las lágrimas. Y ESTOY HABLANDO EN SERIO.

martes, febrero 14, 2006

¡Atento Gigio!

Quiero dejar en claro que el próximo Domingo, CONTRA LOS ONCE QUE DIRIGE EL HOMBRE CON PELO DE CHINCHILLA es posible que ganemos por razones metafísicas y biológicas. Es decir, porque SOMOS SUS PADRES NATURALES Y CONTRA ESO NO HAY MANERA. ASI QUE, RUGGERI, NI SE TE OCURRA COLGARTE ESA MEDALLA. He dicho.

viernes, febrero 10, 2006

De la crónica diaria

¿Notaron que la mina francesa a la que le hicieron un transplante de cara habla igual que el presidente del Casla?

miércoles, febrero 08, 2006

Quedan advertidos

Yo trabajaba en El Gráfico, con mi amigo Marciano Amington, y fui a hacerle una nota a un delantero del Ciclón que la estaba rompiendo. Era la época del Ingeniero. Ya había muerto Mirko. Hicimos la nota en un estudio de fotografía –lo hicimos posar sin la remera, bajo una luz poderosa, en la calle, etc- y el tipo lo hizo a regañadientes: no le gustaban las fotos, no le gustaba mucho hablar. Le gustaban y le gustan, los autos. En un momento sobrevolamos el tema de Mirko. El tipo me dijo que se había jurado no hablar sobre eso. Yo le dije que el horror, a determinado nivel de ebullición produce risa; si no, te volvés loco. Le dije que tenía una computadora en la redacción que siempre se colgaba, que por eso le pusimos Mirko. El tipo no se río. Me dijo: apagá el grabador. Después dijo: Ruggeri lo cagó, no lo entendió. Cuando Mirko lo fue a buscar para charlar le dijo cualquier cosa. Todos nosotros odiábamos a Ruggeri. Y por eso se tuvo que ir. Es un tipo de mierda.

viernes, febrero 03, 2006

Legado, por Carlos Battilana

Sábado. Un día raro para el fútbol de entonces, pero ese 82 terminó enseñando que era un gran día. Llegamos con mi Viejo temprano al estadio de Ferro, donde hacíamos de local. Hervía. San Lorenzo le tiraba al partido toda su tradición, toda su historia. Era muy grande el acontecimiento para los demás rivales: San Lorenzo, que ese año arrasó con todas las estadísticas, sin el apoyo mediático que luego sí tuvo Racing, pero ni que por asomo alcanzó la dimensión épica del Ciclón en cuanto a número de espectadores, al ingenio de sus canciones y al carácter pasional de la hinchada, jugaba su primer partido en la B. Ese mismo año comprendí el mito del ave Fénix y todo el tema de las cenizas. Las voces de Pontoni, Farro, Martino, Telch, Scotta, Fischer, Cocco retornaban esa tarde para proteger el cielo de Boedo. Pocas veces vi a lo largo del tiempo que a San Lorenzo le regalaran goles, y mucho menos penales. Dicen los comentaristas profesionales que los hinchas tenemos una visión distorsionada de los hechos, relativizando nuestros juicios y nuestra inteligencia. Ellos también. Justamente porque son profesionales, porque la noción de justicia que tienen se acerca mucho más a sus escondidos prejuicios, que a veces ni siquiera sospechan que los tienen (estoy haciendo referencia al respetado y querido Víctor Hugo Morales) o porque esconden intereses muy evidentes en relación con el relato, finalmente homogéneo, que los medios periodísticos “bajan” (estoy haciendo referencia a Fernando Niembro y Mariano Clos, entre otros). Bien, desmintiendo entonces a los periodistas profesionales, “neutros” y “objetivos”, esa tarde el referí nos regaló un penal inexistente sobre la hora, que creo pateó Morel Bogado, padre del Morel Rodríguez traidor. Ningún árbitro nos volvió a ayudar ese año, salvo un jugador: Sergio Bismark Villar. Resulta que el Sapo despuntaba sus últimos atributos en All Boys, al cual el Ciclón ganaba 1-0. Promediaba el segundo tiempo. El técnico rival decide sacarlo, para agregar un delantero. ¿Qué hace el Sapo? Atraviesa en diagonal la cancha a paso cansino, sabiendo que esos segundos eran oro puro para el Ciclón. Ovación. Ese año San Lorenzo no ganó el campeonato “caminando”, como aún repite la “prensa especializada”. Costó sangre, sudor y lágrimas. De episodios como el narrado se nutre el cofre de joyas que la gente de San Lorenzo acumula en su haber: un jugador como el Sapo no tiene equivalencias. Sin embargo, hace poco, un jugador rival nos devolvió una dosis homeopática de afecto que recuerda aquella extraña herencia legada por Villar: me refiero al Colorado Lusshenhoff. El Ciclón perdía por paliza con Colón 4-0 en su estadio, y Lusshenhoff, más por consideración que por error, apunta al propio arco, y pone el uno-cuatro del honor. El Colorado, que no es ostentoso, agradece con hechos su paso por San Lorenzo.

miércoles, febrero 01, 2006

Alfaro vete ya!

Tengo un amigo que hace remeras. Yo le sugerí varias frases para que ponga en ellas: BIANCHI VETE YA! me parecía genial. Todo un estadio repleto de gallegos gritándole eso a un megalómano que, dice, pone su plata en el banco Galicia, me pareció justo. Otra remera con la que podríamos ir todos a la cancha el próximo partido del Casla es, sin duda, ALFARO VETE YA!. Dice Dylan ¿Cuántas guerras son necesarias para que ya sepamos que son demasiadas? Agreguemos: ¿cuántos partidos más hay que perder para que Graciela se las tome? esto es cronica de una muerte anunciada: nos vamos a quedar sin técnico con el campeonato en veremos, cosa que se podría haber evitado después de los cinco goles de River. ESTO ESTA PASANDO DE CASTAÑO OSCURO. Que se vayan todos, INCLUYENDO AL LATIGO PEIRONE.

lunes, enero 30, 2006

Paolo Montero: karate for ever


Graciela Alfaro la sacó baratísima. Jugamos sin diez (¡hasta cuando!), sin poder dar tres pases seguidos, y sin alma. Lo único que cambió la derrota que se venía fue la presencia en la cancha de Paolo Montero quien, experto en karate for ever, logró sacar de quicio al HOMBRE CASTRO, quien hasta ese momento había jugado para Vélez, pero después de la patada shaolín de Montero empezó a jugar para sí mismo, propulsado en una descomunal calentura. Y ahí Vélez perdió el partido. Creo que con Montero los 90 minutos en la cancha, San Lorenzo no perdió un partido. Claro que Montero, creo, jugó apenas más de tres completitos. ESTE ENCUENTRO DEJO VARIAS PREGUNTAS: ¿Por qué le dicen el Látigo a alguien que no hace nada? ¿Por qué sigue relatando un infradotado que decía, cuando se la llevaba Acosta "ahí va Luna, vamos Lunita"? ¿Por qué Cardozo no se dedica a ser periodista tipo Quique Wolf? ¿Por qué Saja no juega de nueve? Continuará...

jueves, enero 26, 2006

Tardes con mi viejo. Parte Uno

Sonó el teléfono. Era mi viejo. Me dijo: “¿vamos a La Plata? San Lorenzo estaba puntero o podía ser puntero si ganaba, no me acuerdo bien. Lo dirigía Ruggeri. Le dije a mi viejo que el viaje hasta La Plata era muy largo y que no me parecía muy seguro ir para allá. El me dijo: “Yo voy igual. ¡Cómo no voy a ir si podemos ser punteros!”. Me preocupó que un tipo de setenta años se mandara solo a La Plata, con la camiseta de San Lorenzo puesta. Le dije: “Papá, por qué no lo ves por la tele, mirá si te pasa algo”. El me dijo: “Qué más me puede pasar a los setenta años. Yo voy a ver al Ciclón”. Me cortó. Me quedé dando vueltas alrededor del teléfono, nervioso. De golpe, lo llamé. Le dije: “Esperame que pido un remise y te paso a buscar”. Atendió enseguida, así que estaba esperando que lo llamara. Lo pasé a buscar y nos fuimos a La Plata en silencio. Había nubes densas en la ruta y el remisero tenía la radio prendida para escuchar la previa de los partidos. Cuando llegamos, un mundo de gente se movía en torno a la cancha de Estudiantes, eran como un cordón humano que estaba puesto ahí sólo para dificultarnos aún más la entrada al estadio. Eludiendo gente como un jugador de rugby lanzado a fondo, llegué a la ventanilla de plateas para darme con la novedad de que no había más. Conseguí, de última, dos populares. Hicimos una cola inmensa y entramos a la cancha con el partido empezado. Encima nuestro las tribunas hervían de caras fijas en el campo de juego . “Papá, esperame que voy al baño y vuelvo enseguida”, le dije. Entré al baño corriendo. Cuando salí, mi viejo no estaba por ningún lado. ¿Dónde se fue?, pensé. Hice un paneo con mi vista por la larga tribuna y lo vi. Estaba a mitad de camino, abriéndose paso. Me di cuenta de que yo ya le había servido para lo que él necesitaba, que era llegar a la cancha con todo pago. “Papá, papá”, le grité. Y le hice señas a la gente para que lo pararan. Alguien lo agarró del brazo y me señaló a mí. Mi viejo se dio vueltas, me miró, miró la cancha donde ya se estaba jugando, y me dijo una mentira letal: “Pensé que estabas arriba”. Y me hizo señas como si él, en verdad, me estuviera siguiendo a mí.

jueves, enero 19, 2006

El hombre con pelo de chinchilla

Lo confieso: Odio profundamente a River (no me gusta nada de ellos, ni sus plateístas del orto, ni su camiseta -titular, suplente, etc, ni la onda del culón que es su presidente quien, con su soberbia y estupidez, mezclada con una gran dosis de ignorancia, me hace acordar a un jefe que tuve en un diario deportivo). Por el contrario, me gusta jugar contra Boca. No me importa ganarle a River un partido de verano. Pero sí me importa ganarle a Boca siempre: es cuestión de rafirmar un orden ontológico que rige mi "Nahual" desde que estoy en el mundo (estoy hablando en términos de hechicería india, para más datos, consultar Viaje a Ixtlán, de Castaneda). Que quede claro: cuando me saquen de acá con los pies para adelante, quiero seguir siendo padre de Boca. Es lo único que me importa. ASI QUE GRACIELA AUNQUE SEA UN PARTIDO DE VERANO HAY QUE GANARLE A LOS 11 PERROS QUE DIRIGE EL HOMBRE CON ENTRETEJIDO DE PELO DE CHINCHILLA. ¿ESTAMOS?

lunes, enero 16, 2006

¿Vieron al Ajax de Holanda?

Los torneos de verano generan esa especie de espejismo -será por el bronceador en los ojos mezclado con la arena- que hace que uno vea un oasis donde, en realidad está Tití Fernández preguntando boludeses. ¿No les pareció raro que San Lorenzo jugara casi como un equipo aceitado, con personalidad y potencia goleadora? La rabona de Pérez ¿Se repetirá por los puntos? Debo decir, en este caso, que la rabona fue lógica en la jugada, ya que "tenía que patear un zurdo" para dejar de costado al arquero. PERIODISTAS DEPORTIVOS DEL MUNDO: por favor, esfuércense un poquito y no le pongan al pibito Acosta BETO o BETITO. Les sugiero nombres: Como es salteño: Jumping Jack Acosta. O "Tren" por el "Tren de la Costa". O si no les va ninguno, de última "TOBE, el niño con alas". Bueno, torneos de verano, flores de un día son. GRACIELA , YO QUIERO GANAR EL CAMPEONATO Y LA LIBERTADORES. ESTAMOS?

martes, enero 10, 2006

De la crónica diaria

Como no me interesa para nada esa GARCHA QUE ALGUNOS LLAMAN FUTBOL DE VERANO quería contar que me puso muy contento el triunfo de Carlos Baldomir, -que todavía no puede ser Bal dormir- porque no tienen pegada y no puede mandar a nadie a la lona- pero que tiene unos huevos notables. Y me acordé, viendo la pelea con mi viejo, que hace ya varios años con mi amigo TITO DEL EAGLE, cenamos en un restaurant rantifuso con el gran Amilcar Brusa. Y éste, entre tragos, me dijo en relación a Monzón y sus jermus: " Yo le decía a la Pelusa, negra adelgazá que este te va a cambiar por otra!". Me imagino que ya deben estar fabricando a la vedette que le tocará en suerte a Baldomir ¿No?

El Asunto Gallardo Segunda Parte

The Man from Uncle se salía de la vaina para contarme más cosas jugosas de la camarilla letal que lo sacó con los pies para adelante a Mostaza Merlo. Y me anticipó, anoche, cuatro de la matina, whiskys mediantes y ventilador asmático a punto de palmarla- que el Muñeco letal -o Muñeco Malito- podría llegar a renunciar. Y dicho y hecho. Por otra parte, parece que Merlo ES UN PURGATORIO PARA QUE DESPUES LLEGUE EL ALDO RICO DEL FUTBOL ARGENTINO: EL KAISER. Esto ya pasó dos veces. Ahora, unas consideraciones: Gallardo se fue porque pedía como técnico a Rijkard para hacerle camarilla y echar a alguien todavía más famoso que Merlo. Después, como no lo pudieron traer -y eso que presionó a los directivos- se fijó quién quedaba más famoso en el club y comprobó que era él. ¡Y se armó una autocamarilla (Mirándose al espejo del botiquín del baño, diciéndose a sí mismo : "Vos no tenés todo el apoyo del grupo" y se echó a sí mismo! )Un tipo consecuente.

lunes, enero 09, 2006

El muñeco malito

Hagamos una vaquita y COMPREMOS YA AL MUÑECO GALLARDO. PARA QUE HAGA UNA CAMARILLA LETAL Y SAQUE CON FRITAS A GRACIELA ALFARO.

miércoles, enero 04, 2006

Problemas técnicos

Barranca profunda, mi amigo que asistió a los Premios de Yrygoyen que se entregó a sí mismo el Gran Diario Argento y me trajo la buena nueva de QUE EL GORDO COME PURE VOLVIA A LA ETAPA DE LA VINCHA, me dijo anoche, mientras degustábamos un asado en su terraza -un loft que da a los emprendimientos de Alan Franela- y hablabámos de los problemas que tenían Pusineri y Falcioni -ALIAS WILLY GONCA- que algo similar le pasó a El Ingeniero Pellegrini con Juan Román Riquelme, quien es famoso, junto a Sorín, por no querer entrenar ni a ganchos. Lo cual agita resquemores entre sus compañeros menos célebres. La cosa es que semanas atrás Il Ingenieri le dijo al plantel que los iba a concentrar muchos más días por las seguidillas de partidos que se venían. Y Riquelme le largó, delante de todos: "Yo no pienso concentrar tanto ni loco". Después, El Ingeniero -un pensador de derecha chileno- le dijo al presidente de la institución: "O él o yo". Y el presi lo llamó a Riquelme y le dijo que, si no se disculpaba ante El Ingeniero y el plantel, lo colgaban "aunque tuviera el mundial delante" . Riquelme pidió disculpas, se concentró como Dios manda y, por ahora, está todo arreglado. Ahora yo me pregunto, cuando le toque al Hombre Peker lidiar con Riquelme ¡ESTAMOS EN EL HORNO DE BANCHERO! Ya que este jugador que es más lento que una película del Cosmos, hace lo que se le canta con el Hombre Peker....

miércoles, diciembre 28, 2005

King Drugs

Las Jackson Five: hay por lo menos cinco razones para no ver esa garcha de Peter Jackson que se llama King Kong. Jackson, un director muy pedante, está -eso hay que reconocérselo- destruyendo al cine. Ahora la sala -por medio de los efectos especiales- se ha convertido en un gran salón de videojuegos con una sola pantalla. Toda la película es malísima -una sola anécdota, reproducida al infinito, con una caterva de citas cinematográficas para que los cinéfilos se hagan la japa- . Yo, para no aburrirme del todo, empecé a encontrar analogías deportivas en el video juego de Jackson. Por ejemplo, la dupla del negro marinero experimentado y el nenito que es una especie de pasante de TEA en ese barco del demonio. El negro, es Ronaldihno, el pasante, Leonel Messi. El mono tremendo, sin dudas, el sujeto conocido en este blog como EL GORDO TRAIDOR. Cuando Jack Black - Adrián Suar- consigue domarlo mediante un by pass intestinal y lo lleva atado de pies y manos al Hotel de ALAN FRANELA, no sabe lo que le espera. Porque cebado por el olor a sexo de la rubia y blanca debilidad, el MONO TRAIDOR vuelve -ante el estupor general- a la ¡ETAPA DE LA VINCHA! Ver King Drugs y dopo morire...

martes, diciembre 27, 2005

¡Cómo no se le ocurrió a Graciela Alfaro!

Los dirigentes de Excursionistas quieren romper el tablero de pases e irse de excursión al infierno: ahora dicen que van por el Gordo Infame (Que es del Rojo, pero como es un traidor, se pasó a Boca por que da más con su target nacional y popular, viste?). Sin duda también hubiera sido una gran compra para Graciela Alfaro que es number one en comprar gente destruída. Le sugiero, para este campeonato, que pida cotización por Adolfo Castelo, mi vieja -que en paz descanse-, el negro Ruiz, Silvia Peyru, y sugieran ustedes...

lunes, diciembre 26, 2005

Carta de Carlitos Battilana

Hola Fabián, la verdad encontrarnos en el CCBorges, después de tanto tiempo, me dio alegría yganas de hablar con vos. De San Lorenzo, pero también de la poesía. Primero San Lorenzo: un mal año para el Ciclón, donde se conjuga el técnico y la dirigencia actual: horribles ambos. También ver si puedo escribir algo para tu blog sobre San Lorenzo: se me ocurren dos textos; el primero, sobre el último partido de SL en primera: Nacional 81, cancha de Ferro, derrota 3 a1: la escena es ésta: cada gol de Ferro (recordemos el Ferro eficaz e indestructible de aquellos años, el Ferro de Griguol, técnico, por otra parte, que nunca me terminó de cerrar) era una puñalada para un niño que con su padre estaba al lado mío: lloraba con los goles de Ferro; cada gol, soltaba un llanto; descuenta SL, y el papá, más para recordarle algo de la grandeza de SL que por el gol en sí, lo festeja mirando de reojo al pibe, pero el pibe no se la comió: el partido, el año, la institución estaban en el exilio. De fondo, durante 15 minutos, la hinchada no para de cantar: "Ciclón, Ciclón/ sólo es un año/ te vamos a seguir/ adónde quieras ir". Segunda nota: "Sobre el carácter ahistórico de la grandeza en el fútbol": frente a la amenaza eficaz de ciertas instituciones que cumplen con las reglas de lo políticamente correcto, frente al "ejemplo" y el "modelo" de los que se acordaron que existía el fútbol en los 90, propongo el cielo de la grandeza como algo fuera de la historia, con la única excepción de llamar sexto grande a Huracán. Es que el Globo terminó siendo lo que entiendo por fútbol, y nunca una institución que tiene básquet, softbol, patín federado, hockey sobre césped y volley. Además propongo, o mejor, recuerdo, que lo cuantitativo no es el signo de la grandeza; nunca lo fue; eso es un invento que tiene como paradigma a Macri y Menem: a pesar de mí, a nadie se le ocurrió que hasta ayer, hasta el 86, los gallinas, de la mano del Bambi, eran un equipo chico por no haber ganado un título internacional. Para el que sabe de fútbol, la cantidad de campeonatos nunca fue un criterio que "medía" la grandeza. En verdad sería un contrasentido; parece que la grandeza en el fútbol tiene algo de intangible, y medirla en términos de números es como escamotearle su costado glorioso.Los componentes de la grandeza son de otra naturaleza, y se vinculan a cierta cualidad particular de su gente, asociada -diría- a un dolor oscuro. Recuerdo en los 80 el canto épico de la hinchada de San Lorenzo, con música de fondo de "Todavía cantamos", entonando: "Aquí está la gloriosa/hinchada de San Lorenzo/ la que no tiene cancha/ y se bancó el descenso/ /A pesar de los años/los momentos vividos/siempre estaré a tu lado/ San Lorenzo querido/ San Lorenzo querido..." Me gustaban esas canciones donde sin pudor se hablaba del amor hacia el equipo. En esta canción, particularmente, la pura debilidad maceraba la fortaleza venidera. Ese equipo fue bautizado "Los camboyanos". Sin esconder aquello que no se tiene, lo único que quedaba para la hinchada era una especie de viento y de amor atravesado de guerras y batallas: la gente, esos jugadores, y la orfandad; entre sus abanderados estaban el Lucho Málvarez, el Flaco Rifourcat, ¿quién atacaba?: Perazzo.

miércoles, diciembre 21, 2005

Las puertas de la percepción

Y sigamos con la DEA. Parece que a Mariano Puerta le pasó lo que nos decían nuestros padres que nos podía pasar a nosotros en aquellos primeros asaltos de los setenta: "ojo, si vas a una fiesta,que no te pongan nada en la Coca Cola, eh!". Bueno, parece que le van a dar ocho años por agujerear la pelela.

Diego is back!

Ultimo momento. De muy buena fuente -más bien directamente de la fuente donde rompieron la drapie- me acabo de enterar que el Gordo volvió a su viejo amor. Así que en cualquier momento regresa a su famosa "etapa de la vincha", que es , lejos, la mejor del Gordo. Ahora que está condenado a comer purés de por vida, con su vuelta al ruedo PUEDE TAMBIEN TOMARSE EL PURE POR LA NARIZ. Todo esto me lo contó un amigo que asistió a LOS PREMIOS DE YRIGOYEN QUE SE ENTREGO A SI MISMO EL GRAN DIARIO ARGENTO.

jueves, diciembre 15, 2005

Garpe all!!

El muñeco que está en la Casa Rosada (lugar que ocupó el trono vacante de Obras en el podio del rock junto al hotel de Alan Franela) acaba de decir que Argentina va a garpar toda la money que le debe al FMI. Mañana, es posible que en vez de cajeros encontremos chanchitos tajeados en la espalda, para meter plata en vez de sacar. Pero lo que a mí más me perturba es COMO ESTE TIPO QUE SE JACTA DE HACER UN ANUNCIO HISTORICO Y PAGARLE AL FONDO A LA DERECHA, NO MOVIO UN DEDO PARA EVITAR QUE BOCA SALGA CAMPEON. Si la tiene tan larga, si tiene tanto poder, por qué no evitó que estos fucking bosteros -con ese gordo traidor e infame sentado en el banco- dieran su primera vuelta del año. Y encima, con la posibilidad de que este domingo -como en el eterno retorno de Nietzsche- vuelvan a dar otra mas. HASTA VOLVIO CHACHO ALVAREZ.! BILLETERA MATA GALAN!

martes, diciembre 13, 2005

Ya lo dijo Timoteo: ustedes van a salir campeones...

DE LA CONCHA DE SU HERMANA! Y así parece, la maldición que le largó el Viejo al Yagui Fernández parece seguir intacta. Acabo de volver de unos días en la costa, encerrado en un hotel con un solo juguete -Fogwill- y me entero que El Lobo de Pedrito (un tipo que me cae very good) EMPATO CON LA LEPRA! ¡Puede ser! EL MITO DEL ETERNO REHORNO: otra vez Gimnasia y Egrima de La Plata condenada a 100 años de soledad! Digo yo, ¿no se le podrá sacar la personería jurídica a esa manga de gallinas?...ahora que la rampa va directa a los arbolitos de navidad, tenemos que soportar -con el planeta recalentado por los aerosoles- a los bosteros festejando ¡dos campeonatos! Por eso está bueno que salga campeón Vélez: es como si el festejo -al igual que la lluvia, según Georgie- sucediera en el pasado. EN FIN, DEJO ESTE HAIKU DE AUTOR ANONIMO:
BOCA QUE ASCO
ME DAS
LAVATE EL CULO
CON AGUARRAS

martes, diciembre 06, 2005

Un llamado a la solidaridad

Amigos: estoy recibiendo un montón de correo de gente que me critica la nota x o me felicita por la nota z pero...¡No soy yo! En la web deben haber como tres Fabian Casas (Uno escribe cosas llamadas Teologías Discutibles, otro tiene un blog que se llama Fabian te Perdona, otro algo así como el Sable Láser y otro escribe en un blog de mariquitas llamado Mal Elemento ) YO SOY FABIAN CASLA, ANTES MI NOMBRE DE ESCLAVO ERA FABIAN CASAS, pero ahora me cambié de nombre, de país y de religión. LO UNICO QUE SE MANTIENE INCOLUMNE ES MI PASION CASLA, MIS RECUERDOS IMPLANTADOS DEL BARRIO DE BOEDO Y MI ESPADEO CON EL HORLA. PASALA.